LEYENDA DE LA FLOR DE DALIA

Hace muchísimos siglos en México había nacido una princesa, mientras que en otra familia nació un hechicero. A la niña la llamaron SOGTA y, al hechicero, CHUQUIMAMANI.

Ambos vivían en un pueblo tranquilo llamado MILPA ALTA, Pasó en tiempo y los dos eran más grandes y a la princesa le encantaba pasear por el bosque y jugar con una ardilla, cuyo nombre era PIPO, quién la guió hasta la costa del mar, donde pudo observar algunos barcos a lo lejos.

Corriendo fue a su aldea a avisarle a Chuquimamani que -tres barcos vienen hacia acá, pero no le avises nada a mi padre, esto es un secreto- Ella regreso a la costa para ver quiénes eran esos hombres y entonces pudo observar que uno se escondía detrás de un árbol. Este fue sigilosamente tras ella y la atrapó.

Chiquimamani quedó preocupado al ver que su amiga no volvía y entonces decidió avisarle al jefe de la aldea a quién le dijo que tres barcos habían llegado a la costa del mar y que la princesa no volvería.. Los barcos eran de los españoles y en él había un Rey codicioso y malo que deseaba las tierras de la tribu y planeaba una guerra contra ella.

El Cacique de la tribu también se encontraba planificando una guerra contra los españoles mientras la princesa se encontraba en cautiverio. Pipo, su amigo ardilla, observó dónde escondían a la princesa y cuando un hombre abrió la puerta para entregarle la comida, aprovechó y entró, y quitó un clavo para abrir la puerta y que Sogta pudiera escaparse.

Ella comenzó a correr por el bosque y se encontró con su padre rodeado de soldados españoles e inmediatamente se interpuso ante los guerreros, pero infelizmente una espada la hirió y su amigo el hechicero cayó al suelo y dijo: que esta princesa se convierta en una flor para que perdure en nuestros valles.  


(//blog.gardencenterejea.com/flor-de-la-dalia/...)