CUANDO LO INVISIBLE SE HACE CARNE

01.06.2022

DEL CIELO A LA TIERRA

HE ESCRITO EL 31 DE MAYO DEL 2022
LEED LAS GESTAS Y LAS OBRAS DE LOS HERMANOS DE UN ESCRITO DE LA HERMANA LAURA PISANI
EN FE.
G.B

CUANDO LO INVISIBLE SE HACE CARNE

De Lisa Pisani

Una lección poderosa y directa sobre cómo llevar a la práctica los dictados de la Ciencia del Espíritu.
Se ha dicho varias veces que la teoría por sí sola no es suficiente, las palabras no son suficientes, hay que actuar. ¿Cuántas veces lo hemos escuchado? Y pensamos, entonces, que pasar a la acción implica algo extremadamente complicado y difícil de lograr. Pues bien, todas las dudas más angustiosas que pueden surgir en nuestro corazón cuando queremos "hacer algo" encuentran la respuesta más amplia y exhaustiva en los testimonios vivos, en carne y hueso, de Marco Procopio, Annamaria Raineri y Fabio Malgaroli entrevistados por Sante Pagano, operadores de Funima International en Varese, así como en el área de Milán.

La entrevista comienza con Marco quien explica un poco sobre sí mismo. Inició un gran camino en un trabajo de servicio a los demás, conoció a personas extraordinarias, partiendo de su experiencia con "Emergency", para luego llegar a la relación de amistad con Giorgio Bongiovanni, fundador de Funima International. Juntos decidieron, especialmente Giorgio Bongiovanni, comenzar a dedicar su tiempo y recursos por todos aquellos que no tienen "voz" y no tienen la fuerza para reaccionar en esta sociedad. Marco, como colaborador de Funima, tiene especial interés en subrayar que "... cuando hablamos de temas sociales, dirigimos nuestra atención a todos, dándonos a conocer en la zona, creamos vínculos con una red solidaria, contactando también con otras asociaciones que tienen más experiencia...".

Aquí Marco enfatiza: "El asociacionismo es muy importante, ¡mujeres y hombres que se comprometen a ayudar a alguien están ahí! No se ven, pero están ahí, de hecho, los invisibles no son solo los que sufren, sino también los que utilizan sus recursos y energías sin esperar nada a cambio". Y agrega: "... el único retorno que tienen es la satisfacción de dar esa poca esperanza y alegría a alguien que en ese momento puede haberlo perdido todo... y más allá de lo que haya hecho, que eso a nosotros no nos interesa, se da y listo. ¡El retorno es aquel de aliviar el sufrimiento que llevamos dentro!". Y todavía "... el asociacionismo es lo mejor de esta sociedad. Es el garante de la democracia". Ante la pregunta de Sante, Marco explica: "aquí no existe el dar para tener, es un mecanismo que no se sostiene, se necesita coherencia, transparencia, lealtad que no se dan por sentadas, pero si les pones interés, pierden valor, de hecho, hoy en día, el asociacionismo no cuida sus propios intereses. ¡Esta es su fuerza!". Lo que acaba de expresar hace que Sante se detenga en el título del encuentro: "Cuando lo Invisible se hace carne". Un título, permítanme, verdaderamente centrado y tan terriblemente cierto.

Marco continúa refiriéndose a Annamaria y Fabio: "Son dos invisibles, hacen estas cosas relacionadas con el voluntariado sin ninguna visibilidad, como esa pobre gente que viene a buscar un plato de sopa, son invisibles, esta sociedad no los ve", sin embargo, están ahí, son seres humanos. Y aquí está la conclusión: "¡La invisibilidad es uno de esos valores fundamentales y extraordinarios que rigen las asociaciones y Fabio y Annamaria son dos grandes representantes de esto!". Y Sante sella el pensamiento "Invisibles que dan luz a otros invisibles. Y esto va más allá de toda lógica". Pero ¿qué tan perturbadora es esta frase?
Fabio y Annamaria, dos almas especiales, que se conocieron por casualidad (aunque no exista la casualidad), colaboradores de un espléndido trabajo a través de Funima, brindan ayuda a los sin techo en la estación "Porta Garibaldi" en el gran Milán.

Todos los viernes, de hecho, prosigue Annamaria, "estamos en la estación y les llevamos lo que necesitan, comida, ropa que les cubra y les haga vivir lo mejor posible: todo es muy simple, no hay complicaciones, solo equiparse, y hacer las cosas bien y actuar con sencillez, y con la furgoneta a plena carga". Y esto es una iniciativa. Luego, pasando la palabra a Fabio, nos cuenta sobre otra gran operación de hacer el bien a los demás, en particular, llevar ayuda a unas 40 familias. "En colaboración con otras asociaciones se entrega comida a 18 familias, mientras ayudamos directamente a otras 22 familias, en promedio cada 15 días, llevamos comida, ropa y más.
En función de sus necesidades, te puedes encontrar vaciando un dormitorio, cambiando neumáticos, ayudando con el alquiler... en definitiva, empatizas con las familias y hablas mucho para entender sus necesidades. Damos una mano momentánea, necesaria para superar una situación pasajera de malestar, algunos se levantan y siguen solos, pero seguimos siendo amigos".
Y solo esto bastaría para comprender cómo nuestro sistema de vida debería, de hecho debe continuar cambiando.

La entrevista con estas personas se enriquece con un vídeo que certifica lo que significa prestar una ayuda concreta. Una serie de imágenes, comentarios, momentos de estar juntos que solo pueden provocar una fuerte emoción.

LINK AL BREVE VIDEO: https://www.youtube.com/watch?v=DaDhXMTpHtg&t=454s

Fabio y Annamaria, ante la pregunta de Sante, explican que se conocieron gracias al sitio web de Funima. Luego se conocieron en persona y se encontraron, "casualmente" para charlar, todo con extrema facilidad y sencillez. Sante señala a este respecto que a veces nos cuesta buscar soluciones cuando bastaría con mirar alrededor y ¡la solución ya está ahí! ... que locura.

Annamaria es clara en este punto: "simplemente basta partir, después seguro se llegará lejos". Y no se para más, señala Sante. A esto Fabio responde de forma directa y espontánea: "nos gusta hacerlo y hemos llevado a otros para que lo hagan con nosotros, un gesto de humanidad hacia alguien más que no se rinde...". Es tan cierto lo que dice Fabio que Annamaria, a petición de Sante, añade: "cuando te acuestas por la noche sientes que has cumplido con tu deber, estás en paz contigo mismo, y esto me pone en paz con el mundo, me recarga y me da mucha energía... me hace sentir bien...". El ejemplo que nos ofrecen Fabio y Annamaria es fulminante y esto lleva a Sante a resaltar lo importante que es la unión entre asociaciones, donde nos encontramos -no en vano-, donde aprendemos a entender quién necesita y qué, a pesar de ser, quien ayuda, gente normal. Además, existen experiencias de extraordinaria humanidad por parte de quienes reciben la ayuda, quienes a su vez demuestran que saben compartir con su primer vecino, con su prójimo y sin pedir nada a cambio, a pesar de ser personas económicamente desfavorecidas, son capaces de transmitir amor, cariño, alegría y solidaridad.

Solo ayudando aprendemos a ser humanos, dice Fabio y el resto viene solo. Marco menciona a Gómez, un misionero de los Andes que conoció, cuya consigna siempre ha sido: compartir. Cada uno lleva una carga de experiencias humanas articuladas en varios grupos de ayuda e iniciativas. De hecho, Sante pregunta qué tan importante es trabajar en grupo.
Y aquí Marco explica que la diversidad es un valor añadido, a diferencia de lo que sostiene nuestra sociedad según la cual sólo el individuo es importante. En la asociación todo el mundo tiene un talento, cada persona que llega con corazón y ganas es un valor añadido, y cuantos más seamos, mejor. Dentro de la asociación todos tienen un valor, todos cuentan, todos ponen a disposición sus conocimientos, no hay exhibicionismos, a todos los que llegan se les escucha, para hacer un camino juntos.

Y continúa, "la coherencia en la elección, la lealtad, la corrección, el respeto y el deseo de sacrificarse. Aplicando estos valores es posible permanecer unidos, y esto atrae a otras asociaciones que quieren, por tanto, hacer amigos y sumarse a hacer el bien juntos. Ante esto, Sante pregunta dónde se ubica la amistad. Marco no tiene dudas, es un aspecto fundamental que se construye con el tiempo, con pasión, con la alegría de conocernos y estar juntos. La amistad es la cuadratura del círculo.

¿Cómo no dejarse fascinar por tanta claridad y sencillez? Todo esto se combina con las imágenes de los videos que integran esta entrevista y la emoción viene sola.
Pero eso no es todo, insiste reflexionando Sante: entonces, ¿qué podemos hacer, ¿cómo podemos hacer una contribución útil a los últimos? "¡Involucrando a los jóvenes!" Marco responde: "sí, los jóvenes son la base de la sociedad, si los involucramos de manera seria, tenemos esperanza, porque los jóvenes en las asociaciones dan mucho, y se comprometen mucho. ¡Para mí son honorables"! (Y cómo culparlo a el...). "Los involucras con acciones prácticas... los jóvenes son muy prácticos y eso es fundamental". Y concluye: "... la humanidad es una de las más bellas creaciones. ¿Gente joven? La única carta para apostar. Esta sociedad tiene pocas esperanzas, pero tenemos que apretar los dientes... por ellos".
Gracias a Ustedes.

Con profunda humildad.

Lisa Pisani

ENLACE A LA ENTREVISTA: https://www.youtube.com/watch?v=BER7ldTiI6U