TIEMPO DE CAMBIOS - PACHAKUTI

08.07.2022

Entrevista a la señora Mercedes Cruz que es secretaria de la comunidad coya en la Quebrada del Toro, también es secretaria de la Federación del Pueblo Coya en Salta.


A M:

Realmente es una alegría poder estar comunicada con vos, es importante para nosotros y para nuestra audiencia y lectores poder conocer sobre todas esas cosas que vos vas a poner sobre el tapete.

Sabemos que las leyendas incas hablaban de que en este tiempo la "Era de la Oscuridad" terminaría justo ahora con la llegada del tiempo de cambio  el  "PACHAKUTI". Para este tiempo de cambio el ultimo sacerdote solar inca de la comunidad Puma, predijo el renacer de los chamanes y sacerdotes quienes tendrán la misión de ayudar en la curación de la Madre Tierra.

¿Qué nos podes decir sobre todo esto? Yo sé que vos sabes mucho sobre esto.


M C:

Les voy a contar  lo que yo aprendí de mis abuelos, de mis antepasados, de mis tíos que vivían en la Quebrada del Toro ya que yo compartía todas las vacaciones con ellos.

En ese tiempo se transmitía todo de boca en boca, en forma oral.  Cuando tenía 8 años, tomando agua de una vertiente, sentí que algo me agarro la mano y me tiró hacia atrás diciéndome dentro de mi cabeza : "Quiero que me ayudes"  eso me hizo asustar. Mi abuela me dijo que era la Tierra pero que no le dijera a nadie porque no era muy bien visto en esa época.

Luego de muchos años entendí que era la Madre Tierra que me estaba ayudando y que me estaba pidiendo ayuda, buscándome. Así fue que quedó en mi memoria y mis costumbres continuar con esas creencias siempre pegadas en mi cuerpo y en mi corazón.

Cuando cumplí 22 años nuevamente surgió esa voz, ese susurro que me decía que vendrían tiempos difíciles, algo que mi abuela también me contaba.

En el año 2012 buscando a mis Guías Espirituales, me entero que todo lo que me venían diciendo mi abuela y mis tíos era Pachakuti. Es el momento que estamos viviendo ahora en donde está todo desordenado y con crisis en todos los sentidos y sin embargo, todo esto nos va a llevar a un cambio profundo en todo sentido. ¿Por qué se produce este cambio? Porque la Madre Tierra se cansó, hemos hecho mucho desorden en ella, no la hemos cuidado. Para mí "Ella" es mi Madre a la que hemos saqueado, contaminado, lastimado y olvidado. 

Ella ahora se está sacudiendo por los años de daño que viene sufriendo. Este es el momento de restaurar todo. Un renacer, un cambio, una transformación... PACHAKUTI.

De acá tenemos que salir fuertes, en plena armonía, con paz para que vuelva la espiritualidad  porque hemos estado todo este tiempo viviendo solamente con lo que nos dice la cabeza, sin hacerle caso al corazón en el que está esa chispa que nos une a lo divino. Debemos retornar a eso.

En el norte decimos: "La Mechoneada" que es cuando te jalan del pelo, eso es lo que nos está haciendo la Madre Tierra, diciendo: "Hijos, pónganse las pilas".


A M:

¿Vos crees que esto que está sucediendo es como un "reseteo cósmico", como un final de ciclo?


M C:

Si, es un final y un comienzo de algo que va a ser mejor. Lo que más me duelen son los niños que mueren de hambre, la desidia de los políticos, la falta de solidaridad, la falta de amor al prójimo. Vinieron muchísimos Maestros a este plano, a este mundo a enseñarnos que el amor era el camino y no escuchamos a ninguno.

Una nueva humanidad se está gestando por eso en lo personal no tengo miedo, me siento contenta de estar transitando esta época que va a ser muy dura pero Tata Inti saldrá al final para mostrarnos un nuevo mundo.


J A R:

Lo que noto es que lo que vos decís  viene por lo que tengo entendido, de la cultura incaica que es coincidente con lo que dicen los sabios Mayas y lo que nos anunció el Maestro Jesús a través del Apocalipsis, -es decir- parecería ser que hay una coincidencia en la percepción del momento cósmico en las distintas estructuras ideológicas y en donde evidentemente el mensaje es uno y llega a cada uno desde su lugar y desde su cultura.

Todos nos estamos refiriendo a un espacio tiempo que está terminando. Por un lado hay que lamentarlo porque significa que no supimos hacer lo correcto y por el otro, hay que ponerse contento porque termina esta era oscura.


H M D T:

Mientras los escuchaba recordaba que en 2014 cuando conocí a Giorgio Bongiovanni, él anunciaba las reacciones de la tierra y la Santa Ira de Dios que está vinculado con todo esto que se está manifestando a través de los cuatro elementos, más las pandemias y demás cosas anunciadas.


M C:

Yo recuerdo que cuando era chica se decía que en el año 2000 se iba a terminar el mundo, luego comenzó la misma idea en el 2012 fueron pocas las personas que tomaron conciencia de ese tiempo. Creo que cuando llegó la pandemia se acercaron más a la tierra. Comenzaron a escucharla y muchos más comenzaron a despertarse. Por esta causa, tuvimos que quedarnos adentro, algunos quedaron sin trabajo lamentablemente pero eso los impulso a buscar semillas, a plantar, a cuidar el agua, a los animales, abrazaron un árbol, miraron el cielo y las estrellas. Fue como que empezamos a encontrarnos a nosotros mismos. Esto también trajo otras cosas negativas como divorcios o separaciones, estábamos las 24 h con la misma persona mostrándonos tal cual somos, saliendo el verdadero "yo" guardado adentro.

La pandemia mal o bien nos tocó en forma directa a todos.

Muchos se dieron cuenta de cuál es el camino, muchos aún siguen dormidos. Ojalá todos pudiéramos recibir el mensaje y actuar en consecuencia. Es tan fácil hacer las cosas bien.


J A R:

Vos sabes que yo no creo que sea tan fácil hacer las cosas bien - debería ser fácil hacerlo - pero estamos inmersos en un mundo totalmente agresivo, en donde es más importante tener que SER, donde no ves como a tu hermano al sujeto que tenes en frente sino, que lo ves como a un extraño o a un enemigo. Todo eso ha sido formado por una estructura ideológica demoníaca o por lo menos oscura.

Cuando vino la pandemia pensé que la tierra nos estaba dando una oportunidad para reflexionar, es posible que ante la crisis rebrote la solidaridad y comiencen a verse las cosas de otra manera pero las consecuencia posteriores fueron que se agudizó el enfrentamiento, viendo guerras por todos lados, se agudizó el individualismo. Después de que paso el miedo primario de la pandemia el mundo salió a recuperar "el mundo que había perdido".

Por eso creo que no es tan fácil, lo que tenemos que ver es poder transmitir esa necesidad de transformación, esa necesidad de poder mirar a la tierra como nuestra Madre, de poder cumplir con aquello que el Maestro dijo: "Ama a tu prójimo como a ti mismo", aquello de que la solidaridad es la forma de funcionar, para que entre en la conciencia  -si no es de todos, de alguno- para que llegado el momento las mentes estén lo suficientemente conscientes como para trabajar en el nuevo reino en la tierra que el Maestro nos ha prometido.


M C:

Si, yo lo que digo es que es fácil si vos lo haces con amor. Amor al prójimo sin prejuzgamientos, amor a la Madre Tierra que te da los alimentos, el aire, la medicina; te da todo.

Jesús vino a la tierra y tenía dos túnicas, no tenía ropa de marca, usaba sandalias y sus pies estaban llenos de tierra. Yo aún no encontré la forma de llegar a la gente, me digo que con que uno me escuche me doy por satisfecha. Esto me pasa ahora porque antes, "era la loca de la ciudad".


J A R:

Tenemos historias similares


M C:

Cuando los conocí me di cuenta que estábamos en la misma y eso sirvió en lo personal y a nivel familiar, para hacerle notar a mi familia que los locos éramos varios.


J A R:

Somos locos pero sanos. Buscamos la sanidad del alma, la profundización de la conciencia, la sanidad de la Madre Tierra. Es preferible ser un loco y no un sabio en una mente perversa.


A M:

Ahora con este cambio de sitio, con esta renovación que está sucediendo lentamente y que no solo tiene que ver con lo geológico y con el clima sino, con un cambio de conciencia  que comenzó muy lentamente -pero que es probable- sea  más elevada y ayude a transcender esta era oscura en donde estamos todos adormecidos por el poder de un mundo artificial. Podemos  comenzar a vislumbrar un nuevo tiempo diferente y armonioso.


M C:

También debemos agradecer este tiempo que estamos viviendo porque es una oportunidad de cambio para sanar. Esto lo estamos necesitando nosotros para evolucionar también. Debemos trabajar cada uno en lo suyo, en nuestra propia paz y también para que otros se contagien de lo mismo.


A M:

Formar una masa crítica.


H M D T:

El hombre no se ha dado cuenta de que formamos parte de la naturaleza, somos una unidad con todo lo que fue creado con vida. Cuando maltratamos a la naturaleza nos maltratamos nosotros mismos.


M C:

Así es, por ejemplo, cuando permitimos que las semillas se vuelvan transgénicas y los venenos que se usan en ellas. Nuestros abuelos no usaban químicos, ellos ponían las tripas de la oveja con miel o ponían guano, suero de leche, con eso cuidaban que las plantitas no se enfermaran.

Todo eso quedó en el olvido, no prestaron atención a lo que decían los abuelos. En mi casa cuando vivía mi abuelita la que encabezaba la mesa era la abuela, los abuelos. Ellos decidían cuando y quien cosechaba primero, quien era el que viajaba a la ciudad.

Luego se comenzó con ese cambio en donde se mandaba al abuelo a la habitación del fondo, dejamos de escucharlo y cuando empezaba a hablar era un fastidio porque empezaba a contar lo mismo siendo que son los sabios, ellos tienen la experiencia de haber vivido. Debimos escucharlos y no lo hicimos, los dejamos a un costado.


A M:

Te escucho, y me vienen a la mente las lecturas sobre los "Ordenes del Amor" de Bert Hellinger en donde él habla justamente sobre la importancia de las jerarquías en las familias. Se refiere a que la mayor jerarquía corresponde a los que estuvieron primero que nosotros. Ese respeto primero, por los abuelos, después por los padres, luego por los hijos. El desorden generado ahora es por la falta de valoración por la vida y la falta de valores de la sociedad actual.


M C:

Si, creo que la Madre Tierra actuó en consecuencia porque los niños que están naciendo, vienen con otro chip. Ellos vienen sabiendo y aman escuchar a los abuelos, les encanta besarlos y abrazarlos, que les cuenten cuentos e historias. Eso es algo que yo disfruto con mis tres nietos. Yo digo que es la Pachamama que nos ha mandado a esta nueva generación de niños. Les gusta estar descalzos en la arena, tocar el césped, dormirse arriba de la tierra, hay algunos a los que les gustan los pájaros y los escuchan cantar, les gusta plantar, hacer la germinación del poroto que para nosotros era algo aburrido y en cambio a ellos los inspira.


J A R:

Traen genética cósmica. 

Tienen una vinculación completamente distinta con la tierra y con el cosmos. Me emociona tremendamente imaginar un mundo con niños así. Quisiera que fuera mañana.  Mientras tanto, me propongo insistir en comunicar las cosas como son. La importancia de la justicia, la de salvar al planeta y salvarnos nosotros como seres humanos, como espíritus fundamentalmente, aunque eso desgaste y signifique como dijiste recién, que te traten de loco. Por lo menos sentir que el tránsito por esta vida no es una cosa sin sentido sino que tiene la importancia de trasmitir todo esto que hemos recibido de nuestros ancestros espirituales y que hemos recibido por gracia de Dios para transmitirlo.


M C:

Yo no sé si voy a ver ese nuevo mundo pero si estoy segura que las personas que me conocen van a decir que esta loca algo hizo.

Programa N° 91 emitido el 6/07

Recomendamos leer nuestra página Los Cuatro Elementos y los Mensajes recibidos a través de Giorgio Bongiovanni, hoy más vigentes que nunca a pesar de que "con pesar", el cielo nos viene advirtiendo desde hace más de 50 años cual sería el futuro de la humanidad sino dejábamos de someter a nuestra Madre Tierra y a nuestro prójimo.