MITO DE LA PACHAMAMA

El Dios del Cielo, Pachacamac, esposo de la Tierra, Pachamama, engendró dos hijos gemelos; varón y mujer, llamados Wilcas.

El Dios Pachacamac murió ahogado en el mar y se encantó en una isla.

"La Diosa Pachamama" sufrió con sus dos hijitos muchas penurias: fue devorada por Warón, (el genio maligno) que luego, engañado por los mellizos, muere despeñado. Su muerte fue seguida de un espantoso terremoto.

Los mellizos treparon al cielo por una soga, allí los esperaba el Gran Dios Pachacamac.

El Wilca varón se transformó en Soly la mujer en Luna, sin que termine la vida de peregrinación que llevaron en la tierra.

La Diosa Pachamama quedó encantada en un cerro. Pachacamac la premió por su fidelidad con el Don de la Fecundidad Generadora.

Desde entonces desde la cumbre, ella envía sus favores. A través de ella, el Dios del Cielo envía las lluvias, fertiliza las tierras y hace que broten las plantas. Y por ello los animales nacen y crecen.

La Pachamama también premió a todos los que ayudaron a sus hijos: Zorros, Pumas, Cóndores, Víboras.

Con el runado de los Wilcas, transformados en el Sol y la Luna, triunfó la Luz y fue vencido por siempre Wacón, El Dios de la Noche.