Señales de los Últimos Días 

Una de las señales del regreso del Señor es la aparición de desastres en todo el mundo. Tal como Mateo 24:6-8 dicen: "Y habréis de oír de guerras y rumores de guerras. ¡Cuidado! No os alarméis, porque es necesario que todo esto suceda; pero todavía no es el fin. Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino, y en diferentes lugares habrá hambre y terremotos. Pero todo esto es solo el comienzo de dolores".

En los últimos años, los desastres cada vez son más graves por todo el mundo. Suceden con frecuencia casi diaria terremotos, incendios, inundaciones, sequías, huracanes, derretimiento de glaciares, hambrunas -desplazamientos- por su causa, plagas que se extienden por todas partes. La situación en el mundo está cambiando y es caótica.

En forma constante leemos sobre guerras, violencia, asesinatos de líderes sociales, ataques a hombres probos que honran sus lugares dentro la sociedad, ataques terroristas, y una tercer guerra mundial que vivimos en cuotas, con provocaciones entre los países mas poderosos y cuyos arsenales nucleares aumentan día a día y, que tienen un poder de destruir a nuestro planeta unas 500 veces.

Mateo 24:12: "Y debido al aumento de la iniquidad, el amor de muchos se enfriará". El hombre ha olvidado su esencia divina abandonándola por la sangre del anticristo, el dinero. Muchos se preocupan en evitar la inserción  de un microchip para no ser detectados y pasan por alto que la verdadera marca de la bestia además del dinero, es el celular, un aparato que además, damos imprudentemente a los niños desde que apenas logran caminar anulando cualquier estímulo de ocio creativo, niños pequeños que viven aburridos y con deseo de obtener cosas materiales.

El hombre se ha vuelto codicioso aspirando solo a tener poder  y a conseguir cosas materiales que después lo convierten en esclavo. Sostener esta vida no es gratuito ya que para poder hacerlo deben dejar de lado a sus esposas-esposos-hijos y muchas veces en esta construcción materialista, pierden sus propias vidas.

Los falsos profetas aparecen por doquier en todas las religiones. Pedofilia, abuso de menores, robo de contribuciones solidarias, enriquecimiento de Obispos y Cardinales, cuentas de la mafia en el OIR , conspiraciones entre miembros de las iglesias. Feligreses que con razón no creen en estas instituciones y buscan consuelo fuera de ellas.

Este breve resumen pretende recordar que en el final del Apocalipsis 22:12 dijo el Señor Jesús:

"He aquí, yo vengo pronto".